Investigando a los comerciantes detrás de la manía de criptomoneda

Para entender mejor quién invierte en crypto e ICOs, por qué lo hacen y cómo exactamente hacen negocios, a fines de 2017, en la cima de la crypto manía, se han estudiado a las personas detrás de los miles de millones en inversiones y operaciones especulativas.

Antecedentes de la investigación

En los máximos del mercado en diciembre de 2017, aparentemente todos estaban participando en la acción. Crypto fue noticia de primera plana cuando los inversionistas de todas las tendencias se lanzaron al mercado pensando que era una oportunidad única en la vida.

Muchos fueron atraídos por onramps cada vez más fáciles, y no regulados, a través de aplicaciones e intercambios que intercambian pares de divisas populares. Luego vino el ajuste de cuentas, donde la mayoría perdió sus inversiones en un mercado bajista prolongado. Sin embargo, ¿entiende la gente quién “invierte” en la criptomoneda? Realmente no.

¿Quién comercia cripto?

Hay muchos tipos de comerciantes criptográficos, desde cada franja de ” crypto bros ” de Silicon Valley hasta ” mamás bitcoin ” y ” crypto chicks “. A los efectos de la investigación, se entrevistó a seis comerciantes aficionados y seis comerciantes profesionales, que eran típicamente Gestores de grandes fondos que invierten exclusivamente en criptografía.

Los resultados de este estudio sugieren que este mercado de inversión presenta numerosos desafíos únicos, pero que, no obstante, estos operadores se ven a sí mismos como pioneros en una nueva y emocionante clase de inversión. También se descubrió algunas actividades ilegales, pero en su mayor parte, se encontró una comunidad de personas que buscaban una mayor claridad normativa y una mayor profesionalización.

En general, estos inversionistas actuaron de manera muy similar a los inversionistas de capital de riesgo tradicionales, que hacen grandes apuestas arriesgadas, con la esperanza de obtener solo algunos éxitos y grandes pagos. Las finanzas y el capital en el mundo de las criptomonedas y las tecnologías de cadena de bloques presentan oportunidades y riesgos económicos y sociales, y, como la Fiebre del Oro en el Salvaje Oeste, hay fortunas por hacer y perder.

Nuevos exóticos de la segunda década

Si es cierto que los instrumentos financieros de alto vuelo fueron, para tomar prestada una frase del antropólogo Bill Maurer, el “nuevo exótico” de la primera década del milenio, entonces seguramente las criptomonedas y las cadenas de bloques deben ser el nuevo exótico para la segunda década.

Las tecnologías de criptomoneda y blockchain forman parte de un gran “momento de tecnología” y una parte importante, ya que aumentan la algoritmización y la ofuscación de actividades financieras que ya están en curso, ejemplificando la naturaleza virtual y performativa de los instrumentos financieros y el aumento de la capacidad social, física y social. Distancia moral entre el dinero y sus agentes. Como tales, estos cambios globales presentan riesgos reales que van mucho más allá del inversionista individual, quizás sin idea.

Ni intrínsecamente malo ni bueno, crypto es un nuevo y poderoso motor financiero para un sector tecnológico financiero más amplio con características e implicaciones sociales y políticas aún en gran parte desconocidas. Pero, por supuesto, la inversión especulativa en crypto plantea serios riesgos financieros individuales, y un consejo financiero sensato sería advertir contra esto para todos, excepto para los inversores más tolerantes al riesgo.

Grandes riesgos en la mayoría de los aspectos

En la práctica, hay grandes riesgos en cada parte de la inversión: los intercambios y las carteras con frecuencia son pirateados o mal administrados (muchos intercambios han desaparecido debido a la ineptitud o la criminalidad absoluta, a menudo con fondos de inversionistas).

Las estafas de inversiones son rampantes, los mercados y los precios son fáciles y comúnmente manipulables, muchos mercados son tan “delgados” que el comercio es prácticamente ilíquido, la facilidad de uso y la gestión de las operaciones son complejas y propensas a errores (se han perdido millones debido a errores de transacción simples e irreversibles), y las tarifas de negociación son a menudo altas.

Y, por supuesto, una gran parte de la razón por la cual la inversión es arriesgada es que el mercado de criptografía en la mayoría de las jurisdicciones sigue sin estar regulado, incierto y en evolución.

A pesar del riesgo considerable, muchos de los inversores entrevistados creen que el mercado de inversión es una oportunidad excepcional. Por supuesto, varios informaron haber cometido errores tempranos, pero todo se recuperó en el período anterior a 2018, aunque en el mercado bajista, algunos fondos de cobertura se han cerrado y muchos aficionados no han podido recuperar sus pérdidas.

En general, queda por ver si el mercado futuro será una nueva clase de inversión masiva, como creen los inversores con los que hablé, o algo mucho más pequeño. ¿El mercado criptográfico se ampliará al tamaño de un derivado financiero convencional, como opciones (cientos de billones) o una subclase como el índice de acciones de tecnología NASDAQ (billones)? ¿O tal vez el cripto emergerá como un nuevo tipo de producto, comercializándose junto con el mercado del aceite de palma (miles de millones)?

¿Cómo difieren los aficionados y los profesionales?

Se descubrió que cuando los aficionados comerciaban criptografía, caracterizaban sus actividades en términos profundamente sociales; Los comerciantes profesionales, por otro lado, caracterizaron sus actividades de una manera más desapasionada y técnica. En cierto sentido, esto no es sorprendente.

Lo que es notable es el grado en que los aficionados vieron a sus “comunidades” como esenciales para sus actividades de inversión. Por ejemplo, muchos aficionados informaron una participación activa en las redes sociales, aunque, lo que es más importante, casi nunca toman decisiones comerciales basadas en estas interacciones sociales.

En su lugar, los comerciantes de pasatiempos colaboraron activamente de una manera “ideal”, alertándose entre sí sobre nuevos ICO, cambios en los equipos de desarrollo de software y nuevas oportunidades de mercado. Un participante incluso formó una especie de grupo “enfriador de agua” de personas con ideas afines en su lugar de trabajo, aprovechando el interés compartido en la criptografía como una forma de ingresar en un grupo de hombres.

Los operadores profesionales, que son gestores de fondos en la parte superior de la jerarquía del personal, dependían de un grupo de investigadores empleados, empleados en gran medida para hacer el trabajo duro de verificar la validez de las reclamaciones hechas por organizaciones y equipos de desarrollo.

Los profesionales de los comerciantes de criptografía entrevistados parecían trabajar de una manera más individualista que los administradores de fondos de cobertura tradicionales, que usan una especie de cognición distribuida y social. Para los profesionales, la consulta y la colaboración con otros comerciantes era limitada y, en la mayoría de los casos, inexistente.

Haciendo eco de un interés general y popular en los ICO durante el período de la entrevista, tanto los aficionados como los comerciantes profesionales buscaron ampliamente los ICO. No obstante, se encontró que el uso de la inversión de los ICO y las “monedas” posteriores al lanzamiento son sorprendentemente diversos.

Los traders profesionales y de pasatiempos buscaban ICO como lo hacen los fondos de capital de riesgo para las startups tradicionales, incluso en algunos casos asumiendo funciones de liderazgo y de directorio y asesorando sobre estrategias.

Esto tampoco era exclusivo de los fondos de cobertura bien capitalizados, varios de los comerciantes de pasatiempos más comprometidos también expresaron cierta participación en el liderazgo de las OIC y las empresas de criptografía, una oportunidad financiera sorprendentemente democrática.

Los traders profesionales y aficionados también consideraban que las ICO eran inversiones relativamente baratas y de alto riesgo y con altas recompensas, lo que explicaba la necesidad de estar bien informados sobre las empresas emergentes y las próximas ICO.

De hecho, desde el exterior, la distinción entre el uso de información privilegiada, la financiación de capital de riesgo y el comercio de cifrado son muy borrosos y problemáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.