Proyecto de reglamento mexicano sería devastador para intercambios criptógrafos

El grupo sin fines de lucro de investigación y defensa de la criptomoneda, Coin Center, ha hecho sonar la alarma sobre una serie de duras regulaciones propuestas por el banco central de México, en donde promulgarían una prohibición de facto de los intercambios de criptomonedas que operan en el país.

México Crypto

En un artículo de opinión escrito por el director ejecutivo del Coin Center, Jerry Brito, y el director de investigación, Peter Van Valkenburgh, el dúo rompió las reglas propuestas por ser draconianas y dijo que el banco central estaba traicionando el quid de la legislación nacional recientemente aprobada en materia de tecnología de punta para llevar a cabo una campaña de represión que atacara duramente a los intercambios de criptografía:

“Los cambios de crypto que operan en moneda fiduciaria necesitan acceso al sistema bancario local. Con arreglo a la nueva ley, ese acceso se verá gravemente obstaculizado. Si bien el banco central puede afirmar que no están prohibiendo los intercambios, el efecto será el mismo”.

 

“Tal como se había previsto originalmente, la nueva ley de tecnología de punta debería haber abierto a la innovación a México, no sólo permitiendo que las bolsas de criptomonedas continúen operando, sino también proporcionándoles un camino razonable para legislar mejor como instituciones financieras de pleno derecho”.

“El banco central, sin embargo, ha propuesto ahora hacer lo contrario, cerrando la puerta a estas nuevas y prometedoras tecnologías, al prohibir a cualquier institución financiera regulada que ofrezca servicios de cambio, transmisión o custodia de criptomonedas a sus clientes”.

Nueva regulación prohibiría efectivamente los intercambios de criptografía en México | Coin Center

En contra de las tendencias internacionales, el Banco Central de México negaría a las bolsas un camino sensato hacia la regulación y prohibiría a los mexicanos el acceso seguro a los servicios financieros.

El Banco de México dijo que se necesitan nuevas reglas porque las criptomonedas son complejas, volátiles y capaces de facilitar las transacciones ilegales.

Brito y Van Valkenburgh criticaron la idea de que los intercambios de criptografía deberían ser restringidos porque el ecosistema de criptografía es complicado, ya que argumentaban que los vehículos y la Internet no están prohibidos a pesar de que los usuarios promedio no entienden las complejidades técnicas de cómo funcionan estas tecnologías convencionales.

El dúo también dijo que, de ser promulgadas, las reglas sólo pondrían en riesgo a los usuarios mexicanos porque les negarían la fecundidad de la innovación nacional en criptocurrency, mientras que no harían nada para bloquear directamente su acceso a la criptografía a través de Internet.

Coin Center concluyó su editorial pidiendo al público que se una a ellos en la presentación de comentarios en contra de las regulaciones propuestas, habiendo entrado en un período de consideración de dos meses.

¿Más dureza en el horizonte?

Las reglas propuestas por el banco central mexicano son un paso en la dirección de la reciente proyección de Nic Carter, de Coin Metric, quien dijo a principios de este mes que un gobierno occidental probablemente “criminalizaría la propiedad de Bitcoin” en algún momento del próximo año.

Predicción

En los próximos 12 meses, un gobierno occidental de alto perfil criminalizará la propiedad de Bitcoin.

Las justificaciones incluirán:

  1. Financiación del terrorismo

  2. Propiedad de regímenes como NK y Maduro

  3. Mercados de redes oscuras

Los razonamientos de Carter coinciden con las preocupaciones más bien extremas del Banco de México sobre las transacciones criptográficas ilegales. Predijo que la “primera etapa” de tal represión implicaría una “fuerte regulación” de los intercambios de criptodivisas.

Terminaremos con un cártel inestable de estados que se benefician de criminalizar el Bitcoin, pero los incentivos para desertar (y atraer a los nómadas criptográficos sin ataduras) son muy altos.

La primera etapa será una fuerte regulación: todos los propietarios deben autoidentificarse, las bolsas deben vigilar constantemente a los usuarios y la minería requiere un permiso, etc.

Sin embargo, incluso con estas posibilidades extremas, otros países están adoptando enfoques opuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.