Las empresas energéticas podrían representar el dolor de cabeza de las criptomonedas

Mientras que para la realización de una transacción en moneda tradicional se requiere de una entidad bancaria para que esta se haga efectiva, siendo este el ente regulador y verificador de dicha transacción, en el uso de las criptomonedas, por ejemplo, Ripple, Ethereum o Bitcoin lo que haría las veces de ente regulador o más bien verificador de las transacciones son los mineros, quienes económicamente son compensados por cada transacción confirmada.

En la actualidad la proliferación de los negocios asociados a la minería de criptomonedas se da de manera constante, uno de los casos emblemáticos es Bitman, Ubicada en Beijin y conocida como una de las principales centrales de minado.

El hecho de que esta se encuentre en China no representa una casualidad pues es bien conocido según un estudio de la Universidad de Cambridge que fue realizado por Michel Rauchs y Garrick Hileman, que Rusia, Canadá, Suiza Islandia y China son los países donde la potencialidad y rentabilidad de minar con criptomonedas es más grande.

Esto se debe a un par de razones primordiales, la primera, es que al ser zonas en las que el frio tiene mayor constancia dentro de sus climas, permite que el trabajo de los componentes asociados a la minería no se recalienten y sea menor el costo de inversión en sistemas de enfriamiento, por otro lado, en ese mismo orden de ideas, tanto para la refrigeración como para la puesta en marcha en sí de los mineros, se requiere de un consumo energético considerable que en estos países es de mucho menor costo que en otros.

Entrada de la industria energética en el negocio de las Criptomonedas

Es bien sabido que las condiciones fundamentales para que la minería funcione son, la conexión a internet, la energía eléctrica y un hardware, claro el conocimiento ante esto también es importante, pero básicamente esto es lo que se requiere de manera técnica para su funcionamiento.

Ahora bien, lo único en este triángulo de necesidades que requiere de un costo constante es la energía eléctrica y es acá donde viene la interrogante; ¿Qué pasaría si las empresas productoras de energía entran en el negocio de las criptomonedas?

Es seguro que una empresa productora de energía eléctrica podría utilizar su propia energía y así disminuir impresionantemente los costos que se generarían de la contratación externa de este suministro para poder entrar en el negocio de la minería.

Un nuevo panorama es más probable

Aunque la industria energética pudiera entrar en este campo con facilidad es poco probable que en la actualidad esto pueda suceder, pues al menos en España, las regulaciones energéticas tienen un carácter bastante estricto, lo que hacen que no puedan entrar en el negocio de manera tan simple.

Algunos expertos ven mucho más probable que en un futuro no muy lejano, cuando las legislaciones estén un poco más abiertas a este campo, que las empresas dedicadas a la minería, como el caso de Bitman mencionado al inicio, quieran hacer algún tipo de acuerdo con empresas energéticas para el uso exclusivo o con mayores beneficios de los servicios que estos prestan.

Sin embargo, en muchos casos se cree que estos acuerdos pudieran no funcionar del todo pues el costo de la energía pudiera causar un patrón de variabilidad en el mercado o la influencia que tiene sobre las ganancias de los mineros.

Se estima que en algún momento se pueda determinar en tiempo real, la relación costo – beneficio, del servicio energético a escoger con respecto a los costos del mismo y como repercutirían en el desenvolvimiento del trabajo de minería.

Además de ello, no se descartan las posibilidades de entrada de otros medios para la obtención del recurso energético y con características renovables, como la energía eólica, geotérmica e inclusive solar, lo que permitiría hacerlo un negocio mucho más sostenible y sustentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.